Te escribo

En ocasiones, cuando te veía llegar y mi emocion era tan  poderosa que se
paralizaban mis manos, me ponía a escribir; empezaba mis cartas
explicándote por qué necesito envolverme en papel para expresarte lo que quiero, y así con cuidado iba bordando ese eterno diálogo... cada
letra pasaba por cada una de tus líneas y curvaturas, y las metáforas eran aun más
intensas en mi mente, de lo que eran ante tus ojos, al leerle...cuando
escribía siempre trataba de imaginar tus manos deteniendo las hojas, y
tu mirada inmensa, tan inmersa en pensamientos, y me enternecía al
recordar tus ojos cerrandose, y deteniendose, de cuando en cuando
para sentirme.
Fui hacia cada lugar, dentro de tí y lo besé tantas veces que sudaba y
llegaba, con tanto cuidado que no despertabas cuando te decía, otra
vez y otra vez que me rompes el espíritu con tu silencio...yo si te
dije que te quiero, lo hice cada día, cada vez, aunque no me
escucharas y creyeras que jugaba con las emociones
La vida ha girado, y yo aún te escribo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s