Detenerme a contemplarte para quedar con tu belleza dentro mìo, beberla de un trago y soportar el mareo, la dulce embriaguez. Existir a tu vera, linde distante, en sutiles formas de tu entorno; donde tu eres la luz, el color, el origen.

Agito el aire con mis pensamientos, en ondas que suben y empiezan a crecer… y te alcanzan.. y yo solo que puedo ofrecerte esta mirada plena de todos tus encantos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s