La ofrenda

23d259b3e8f931422ab46789ebf79258
Para probar que más que a mí misma la amo,le ofreceré mis ojos a la mujer que quiero.
Le diré en tono tierno, risueño y humilde:amada mía he aquí, la ofrenda de mis ojos.
Te entregaré mis ojos que tantas cosas vieron.Tantos crepúsculos, tanto mar, tantas rosas.
Estos ojos, míos, se posaron antaño En el altar terrible de la antigua Eleusis,
sobre las piadosas y paganas bellezas de Sevilla,En la interminable Arabia y en sus mil caravanas.
Vi Granada, vana prisionera de sus grandezasMuertas entre cantares y perfumes muy densos.
Venecia que empalidece cual Dogaresa feneciendo Y Florencia que la maestra de Dante fuera.
he visto La Hélade donde llora un eco de siringa Y Egipto replegado frente a la gran Esfinge.
He visto cerca de las olas sordas que sosiega la nochetupidos vergeles, orgullo en Mitilene.
He visto islas de oro en templos perfumados,Y ese Yeddo lleno de frágiles voces de japonesas.
Al sino de los climas, las corrientes, las zonashe visto la misma China y sus rostros dorados.
He visto islas de oro donde el aire se vuelve más dulceY estanques sagrados en los templos hindúes,
Templos donde persisten el pensamiento inútilTe regalo, mi dueña, todo lo que he visto!
Y regreso trayéndote cielos grises o alegres,A ti que te amo tanto, he aquí la ofrenda de mis ojos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s